Providas y feministas rechazaron que se regulen los vientres de alquiler.

0
651

Dijeron que en el congreso ya se está discutiendo en secreto.

Grupos provida y representantes de movimientos que se denominaron feministas, se unieron para dar a conocer su rechazo a la iniciativa que supuestamente se está discutiendo en el congreso de Baja California para regular la práctica conocida como «vientres de alquiler» en la que se le paga a una mujer por embarazarse y entregar el bebé después del parto.

La propuesta legislativa no se ha hecho pública, pero estos organismos explicaron que algunos diputados del partido Morena están gestionándola entre sus compañeros del congreso estatal.

Argumentaron que los vientres de alquiler suelen ser un negocio basado en un pacto desigual entre las personas capaces de pagar la renta de un cuerpo y las mujeres en situación vulnerable o con necesidades económicas.

Aunque los grupos provida y los movimientos feministas tienen posturas encontradas en varios temas, en este asunto coincidieron en rechazar la explotación reproductiva que dijeron se generaría en caso de que se presente y apruebe esta reforma.

Entre los aspectos negativos que dejaría la legalización de esta práctica está el aislamiento de las mujeres en espacios tipo granja, secuelas en la salud por las altas dosis de hormonas que reciben y efectos psicológicos por haber llevado un bebé en el vientre que al final entregan a alguien más.