Un mecánico extraordinario, arregla motores con tacto, oído y olfato.

0
264
Adrián Valenzuela, mecánico invidente en Tijuana
Adrián Valenzuela, mecánico invidente en Tijuana

A Adrián el hecho de no ver no le ha impedido cumplir sus sueños.

Adrián Valenzuela es uno de los mejores mecánicos especializados en motores de diesel y lo increíble es que no ve debido a un problema de nacimiento que avanzó gradualmente hasta llegar al 100% cuando tenía 5 años de edad.

Arregla los motores en base al tacto, los sonidos y los olores que generan al encenderse y estar en marcha; una capacidad que fue desarrollando poco a poco desde que estaba en secundaria y eligió la materia de mecánica automotriz.

Todos los días se levanta temprano y junto a su esposa María Carmen atiende a sus dos hijos, uno de ellos con parálisis cerebral. En una jeringa le calientan la comida que le dan mediante una sonda directamente al estómago. Entre Adrián que no ve y su hijo con parálisis desarrollaron un sistema de comunicación especial.

A Adrián no lo tienen que llevar al trabajo o ayudar para trasladarse; con un bastón blanco recorre las calles hasta llegar al sitio de taxis que lo conectan con la ruta que conduce hasta su fuente de empleo.

Grabación de video sobre Adrián.
Grabación de video sobre Adrián.

Trabaja en el taller mecánico del departamento de Bomberos en la ciudad de Tijuana, en la frontera entre México y Estados Unidos. Sus inicios fueron en una empresa de motores de diesel y por ello su especialidad.

Es considerado uno de los mejores mecánicos en su rubro y un excelente compañero, siempre con buena actitud. Tiene 9 años trabajando para Bomberos pero no le han dado base laboral a pesar de que los compañeros con más antiguedad quieren que le otorguen la plaza a él, incluso el sindicato lo solicitó por razones humanitarias, pero la Oficial Mayor del Ayuntamiento de Tijuana no ha sido sensible al caso y Adrián sigue esperando mientras es el único sustento de su familia.

Además del gasto regular como cualquier otra familia, gran parte de su ingreso lo destina a la atención de su hijo y es que al no tener base laboral, tampoco cuenta con cobertura médica completa.

Adrián es un ejemplo de actitud ante la vida y superación, nada le ha impedido ser autosuficiente, vive feliz y quiere lo mejor para su familia. Si su historia te cautivó comparte esta nota con los hashtags #BaseParaAdrián #AyuntamientoPontePilas para que el gobierno se sensibilice y por humanidad le otorgue su plaza.

Para ver su historia completa en video da click en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/1520610478183053/videos/595744291102875